La IXª Cita Internacional de los Foros del Campo Lacaniano está próxima. Los trabajos de dicha cita que tienen por tema, “Enlaces y desenlaces según la clínica psicoanalítica” serán precedidos por el Vº Encuentro Internacional de la Escuela de Psicoanálisis de los Foros del Campo Lacaniano.

Este último, organizada por el CAOE, tendrá lugar el 14 de julio de 2016. Colegio de animación y de orientación de la escuela (CAOE) LOMBARDI Gabriel, MAIOCCHI Maria Teresa, DE LA OLIVA Maria Luisa, SOLER Colette.

El CAOE en estrecha colaboración con el CIG y los otros dispositivos de Escuela se unen de hoy en adelante para organizar el trabajo alrededor del tema:

“EL DESEO DE PSICOANÁLISIS”

El deseo de psicoanálisis, o “La expansión del acto analítico”

Este tema del “deseo de psicoanálisis”, apunta a la presencia del psicoanálisis en el discurso actual, lo que habitualmente llamamos la “extensión”. Sin embargo, según la definición que dio Lacan, la extensión no es la difusión del discurso sobre el psicoanálisis, ni siquiera la multiplicación de los psicoanalistas auto-declarados, sino la “expansión del acto”. Es la condición para que haya hablantes que se analizan. Dicho de otra manera, en nuestro tema se trata del psicoanálisis en “intensión”, inseparable de su “horizonte” de extensión, puesto que es en acto que él debe hacer la diferencia con el campo de las psicoterapias polimorfas.

Programa

Después de las dos nominaciones de AE en febrero, hemos establecido que los escucharemos por primera vez, teniendo en cuenta el conjunto de los dispositivos de Escuela. Lo presentamos ahora, sujeto a su aceptación por los colegas que hemos previsto contactar.

9.00h Apertura Ricardo Rojas

9.30h. Presidente de la sesión, Sol Aparicio, CIG 2014/16

  1. Intervención de los nuevos AE, Marie Noëlle Jacob Duvernet (Francia) y Vera Iaconelli (Brasil)
  2. El deseo de psicoanálisis.

En cada una de las tres partes se escucharán cinco exposiciones breves (3000 signos, incluidos espacios)

11.30/13.00h. Presidente de la sesión, Colette Soler, CIG 2014/16

Función del dispositivo del pase en el deseo de psicoanálisis.

Arévalo, A.E. Venezuela, Sonia Alberti, Brasil, CIG 2014/2016, Lydie Grandet, Francia, CIG 2012/2014, Maria Teresa Maiocchi, (Italia) CIG 2014/2016, S. Migdalek Buenos Aires, CIG 2012/2014

14.30/16h. Presidente de la sesión, Nadine Cordova, AE Francia, CIG 2014/16

El deseo de psicoanálisis en la cura

José Antonio Pereira da Silva, Brasil, Jorge Escobar, AE, Colombia, Jean-Jacques Gorog, Francia, CIG 2014/2016, Ana Martínez, España, CIG 2014/2016, Camila Vidal, AE España.

16/16.30h Interrupción.

16.30/18.00h Presidente de la sesión, Gabriel Lombardi, Buenos Aires, CIG 2014/16

El deseo de psicoanálisis fuera de la cura

Sidi Askofaré, Francia, CIG 2012/2014, Marie-José Latour, Francia, CIG 2014/2016, Diego Mautino, Italia, Martine Menès, Francia, CIG 2014/2016, Leonardo Rodriguez, Australia.

Clausura, por el CAOE

¿De dónde viene el deseo de psicoanálisis?

Colette Soler, 21 Abril, Buenos Aires

La finalidad de este título es reflexionar acerca del lugar del pase en la Escuela, y en los efectos de este lugar. Pase y Escuela en efecto son solidarios, pero distintos.

Nosotros retomamos de Lacan la finalidad que él dio al pase: la interrogación del deseo del analista, que apunta, según los términos mismos de Lacan, a la garantía del analista. Pone el foco de atención en los colegas que tienen necesariamente una larga experiencia de análisis, sean pasantes o pasadores. Lacan repite que esto es sin obligación, no necesariamente para todos.

La Escuela es otra cosa, pues es para todos sus miembros, incluso para los no practicantes si es que los hay, también para aquellos que trabajan en instituciones e igualmente para los analizantes que llegan al psicoanálisis y aún no tienen ninguna idea de adónde les puede conducir. Les concierne a todos porque lo que el trabajo de Escuela debe poner en marcha es el psicoanálisis mismo en todos sus aspectos y con el fin de causar…el deseo de psicoanálisis.

Claro que el pase puede tener consecuencias para todos, pero a condición de que el discurso que tengamos a partir del dispositivo no esté focalizado exclusivamente en el dispositivo, sobre quién pasa o no etc. porque entonces se olvida de hablar al conjunto de los miembros de Escuela.

La expresión <el deseo de psicoanálisis> ha sorprendido, y esta sorpresa me ha sorprendido. Así pues, voy a argumentarlo. Comprendo de dónde viene la sorpresa, que más que una sorpresa, es “una equivocación” de lectura porque en nuestro vocabulario el término de peso es el <deseo del analista>, y como nos ha recordado Gabriel Lombardi, hubo una equivocación acerca del título, ya que fue mal leído como deseo del analista, ¡y de manera repetida!

El deseo de psicoanálisis no es tan misterioso, fundamentalmente no se refiere a otra cosa que a la transferencia con el psicoanálisis, y afectos aparte, a una relación al sujeto supuesto saber del psicoanálisis. Desde que ésta existe, precede generalmente a que alguien se dirija a un analista. Aunque no siempre es verdad, ya que a veces encontramos a sujetos para los cuales no es ese el caso, notablemente en las instituciones, pero esto no es lo más frecuente.

Por otra parte, de qué se quejan hoy día los analistas si no es de la falta de esta transferencia previa, y deploran que la suposición de saber se desplace hacia la neuro-biología, sobre todo de sus consecuencias ideológicas. Y de qué hablamos cuando se dice por ejemplo que la cultura anglo sajona es resistente al análisis si no es justamente de que la transferencia al análisis es allí menor que en los países de lengua latina.

Además, la expresión deseo del analista es equívoca: en el sentido subjetivo del de, es el deseo que anima a un psicoanalista, el deseo que empuja a alguien a asumir esta función de analista, pero en un sentido objetivo, es el deseo de que haya analista. Este último está del lado analizante, y se percibe bajo la forma de esa espera particular que es la demanda de interpretación.

Si queremos referirnos a Lacan, observo que en cuanto él introduce por primera vez la expresión deseo del analista, no lo subjetiva, no designaba aquello que anima al analista, sino que designaba –primera ocurrencia-, una necesidad estructural de la relación transferencial, la necesidad de causar el deseo analizante que la demanda de amor recubre, como deseo del Otro.

Entonces, hay una pregunta: ¿de dónde viene este deseo de psicoanálisis?

Tengamos en cuenta la historia. Es Freud quien lo creó, diría encantada, ex-nihilo. Se pueden despejar las condiciones históricas, culturales, tanto como subjetivas de la aparición de Freud, y abrir así el capítulo de lo que Lacan pudo formular acerca de estas condiciones, pero sean cuales sean estas, es el decir de Freud lo que es la causa de esta transferencia al psicoanálisis. Es el acontecimiento Freud quien hizo existir un deseo de psicoanálisis. Decir acontecimiento, es designar una emergencia y una contingencia.

Lacan consiguió relanzar -eso es seguro-, una nueva transferencia al psicoanálisis que se traduce claramente por la presencia nueva o reavivada del psicoanálisis, allá adónde llega su enseñanza en el mundo. Sin embargo para él no era ex-nihilo. Y desde el comienzo él lo hizo para superar los topes de la práctica freudiana acerca de la « resistencia » del paciente y acerca del impasse final del rechazo de la castración.

Estos dos ejemplos son suficientes para afirmar que el deseo del psicoanálisis depende mucho de los analistas.

Además para Lacan, el amor de transferencia es nuevo porque proporciona « un partenaire que tiene la oportunidad de responder »[1]. Si este partenaire falta, se produce el fin de la transferencia. Freud se implicó como el partenaire que respondía y Lacan –siempre me impresionó- se anunciaba como aquel que iba a responder de nuevo ahí donde Freud se había retirado y los post freudianos con él, y lo anunciaba incluso antes de haberlo hecho. Haciéndolo, engendró en quienes le escuchaban la espera de su respuesta, y en 1973 dijo « yo vuelvo a poner en juego la buena fortuna, con la salvedad de que esta oportunidad esta vez viene de mí y que yo debo proporcionarla »

La cuestión entonces: ¿cómo pueden los analista de hoy pueden seguir teniendo la oportunidad de responder?

[1] Ver Introduccion a la edición alemana de los Escritos